ÚLTIMAS NOTICIAS

“La gente no es consciente de que el acceso indebido a la historia clínica puede ser delito"



Así lo señalaron los tres ponentes de la Jornada formativa celebrada en el Colegio de Médicos de Toledo el pasado 20 de mayo: Dres: Roberto Sabrido Bermúdez y Juan José Rodríguez Sendín y Vicente Lomas Hernández profesional del Derecho, quienes insistieron en que la historia clínica de los ciudadanos “es un bien jurídico que goza de un nivel especial de protección legal y deontológica”.


Aclarar todo lo relacionado con el acceso a la Historia Clínica, tras la publicación el año pasado del Reglamento de la UE sobre protección de datos, y hacerlo con carácter práctico desde una triple visión que abarca los ámbitos administrativo, jurídico, profesional y deontológico, ha sido el objetivo de la Jornada Formativa “El acceso indebido a la historia clínica”, organizada por la Fundación Colegio de Médicos de Toledo “Dr. Atanasio Ballestero” e integrada en el Programa Formativo 2019 , que se desarrolló el pasado 20 de mayo en la sede de la corporación médica toledana en horario de tarde.

En esta sesión, dirigida a profesionales médicos de los ámbitos público y privado y también del sector sociosanitario, se expusieron los riesgos que conlleva un acceso inapropiado a los datos clínicos de los pacientes y que puede llegar a constituir un delito con penas de cárcel, inhabilitación profesional y sanciones económicas por responsabilidad patrimonial.

Así lo expuso en primer lugar el Dr. Roberto Sabrido Bermúdez, actual Director Gerente de Coordinación e Inspección del SESCAM, quien detalló el procedimiento que se aplica en la sanidad pública cuando se denuncia un uso indebido de las historias clínicas de los pacientes, fuera de lo que es necesario en un proceso asistencial. Sabrido, insistió en que estas entradas indebidas “dejan huella digital siempre” y suponen una falta grave que incluye la apertura de un expediente administrativo disciplinario y sancionador.

El responsable de la Inspección en el Servicio Regional de Salud de CLM detalló que en los últimos 9 años se han abierto un total de 20 actuaciones, 13 de ellas tras denuncias entre propios profesionales y 7 por pacientes y criticó que un tema tan serio sea utilizado como “arma arrojadiza” entre médicos por cuestiones o desavenencias personales o profesionales ajenas a la atención sanitaria.

También mostró su preocupación porque del total de actuaciones abiertas, de las que siete están en fase de información reservada y trece con expediente disciplinario, casi la mitad se han producido en lo que va de año 2019, por lo que advirtió a sus compañeros médicos y médicas que “uno se puede arruinar la vida” por “echar un vistazo, aunque sea de buena fe” a historias clínicas que no son de su competencia.

Por su parte, Vicente Lomas Hernández, doctor en Derecho y Jefe de Servicio de Coordinación Regional de Asesorías Jurídicas del Sescam, desgranó la legislación vigente tanto nacional como autonómica y europea, incluida la última Ley de Protección de Datos que entró en vigor el pasado año, que protege el “derecho a la intimidad, el sigilo profesional y la confidencialidad” de los datos que figuran en la historia clínica de los ciudadanos y cuyo quebrantamiento está tipificado no sólo como infracción administrativa, en el sector público, sino como delito.

“No sólo te puedes quedar en la calle, sino acabar en la cárcel”

Lomas incidió en la enorme importancia que esta protección de los datos tiene en el sector público sanitario donde el personal estatutario está obligado a preservar la intimidad de los procesos asistenciales y de las estancias de los pacientes en centros sanitarios. “No sólo te puedes quedar en la calle, sino acabar en la cárcel” si se producen accesos a los datos sanitarios de los pacientes “sin acreditación de necesidad asistencial”, alertó.

Asimismo, el especialista jurídico dijo que desde la Administración, “en Castilla-La Mancha y en todas las Comunidades Autónomas, nos encontramos con la dificultad de que se acaten las normas”, por lo que defendió la necesidad de contar con un sistema de registro de los accesos a los datos clínicos de los ciudadanos, que se pueda testar, para concluir asegurando que desde el Sescam “lejos de la falsa sensación de impunidad de los profesionales se seguirá trabajando para concienciar de que satisfacer cierto tipo de curiosidad es delito”.

Finalmente, el Dr. Juan José Rodríguez Sendín, Presidente de la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial mostraba su preocupación por un tema que “se está complicando mucho” por la multiplicidad de sistemas y plataformas existentes, pero que lleva siendo punible desde hace 25 años y que la UE castiga duramente, de forma penal no sólo a los responsables de la custodia de estos datos, el personal sanitario, sino a las Administraciones de las que dependen “por no salvaguardar los datos ni establecer los canales precisos para hacerlo”.

En este sentido, el Dr Rodríguez Sendín insistió en resaltar lo “delicado” de “husmear” en una información que se ha de preservar porque, en algunos casos y enfermedades concretas, “condiciona no sólo al afectado, sino a toda su descendencia” y abundó al repetir, como también garantiza el Código Deontológico de los médicos, que “el único fin del acceso a la historia clínica es asistir o mejorar la asistencia a la gente” y que, por tanto, un uso indebido “tiene consecuencias graves”.

El presidente de la Comisión Central de Deontología consideró que los profesionales y las autoridades sanitarias tienen “grandes retos con la sanidad digital”, el Big Data, la inteligencia artificial, por lo que apostó por trabajar en la interoperabilidad de los sistemas entre la sanidad pública y privada y en establecer nuevos marcos y garantías para que haya una certificación segura de todos los actores que intervienen en los procesos y se pueda acabar con “una realidad indeseable e innecesaria de graves consecuencias legales y penales para quienes incumplan o superen los límites legales existentes”.

Tras la intervención de los ponentes se estableció un debate con los asistentes que se interesaron en algunos aspectos concretos de los accesos profesionales a las historias clínicas de los pacientes con los que trabajan.

No hay comentarios