mayo 04, 2018

Junta y Diputación renuevan la ayuda a familias con menores



"Tiene una finalidad tremendamente importante, paliar las situaciones de pobreza infantil, de pobreza o de dificultad social de familias que tienen menores a su cargo”, ha afirmado la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez


El Gobierno de Castilla-La Mancha ha renovado por tercer año consecutivo el convenio de colaboración con la Diputación de Toledo dirigido a atender las necesidades de familias con hijos menores a su cargo que se encuentran en situación de necesidad o vulnerabilidad infantil en la provincia toledana.

El convenio ha sido firmado entre la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, y el presidente del Comité Provincial de Cruz Roja Toledo, Juan Carlos Santos, entidad que se encarga de la gestión de las ayudas para las familias.

“Es un día importante, firmar por tercera vez un convenio de colaboración entre la Consejería de  Bienestar Social y la Diputación de Toledo con una finalidad tremendamente justa, paliar las situaciones de pobreza infantil, de pobreza o dificultad social de familias que tienen menores a su cargo, que tienen hijos e hijas”, ha aseverado la consejera.

En el año 2018, se prevé atender al menos a 655 familias con un presupuesto que aporta la Diputación provincial de 400.000 euros, el doble desde su puesta en marcha.

Sánchez ha explicado que la colaboración del Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Bienestar Social, se basa en poner a disposición de la Diputación de Toledo los trabajadores sociales de Atención Primaria, que se encargan de valorar la situación de necesidad de las familias que recibirán las ayudas.

“Es también importante la agilidad que se consigue en la tramitación de las ayudas gracias a la colaboración de Cruz Roja”, ha añadido la consejera de Bienestar Social, quien ha destacado que este convenio “es el único de este tipo que se firma con una Diputación provincial en Castilla-La Mancha”.

La finalidad, ha insistido, es que “los menores sufran lo menos posible las situaciones de dificultad de las familias” y evitar “la transmisión intergeneracional de la pobreza”.

Las ayudas están destinadas a la adquisición de bienes o servicios de primera necesidad como: alimentos básicos, elementos de limpieza y aseo personal, vestido y calzado; y al pago de suministros básicos como electricidad, agua, gas o teléfono, entre otros.

Al acto de firma del convenio de colaboración, también han acudido el director general de Acción Social y Cooperación, Ramón Lara, y el director provincial de Bienestar Social en Toledo, Gregorio Gómez.


/

Lo + visto