mayo 26, 2018

El Ayuntamiento actualiza el Plan Especial del Casco para velar por los residentes y armonizar los usos hosteleros



Las Comunidades de Propietarios podrán decidir por mayoría, si autorizan o no, la ubicación de un apartamento turístico o vacacional en el edificio en el que viven


La próxima semana saldrá a información pública la modificación número 8 del Plan Especial del Casco Histórico de Toledo (PECHT) con la que el Gobierno local pretende asentar algunas medidas de protección para los residentes, armonizar los usos hosteleros y dar seguridad jurídica a las acciones urbanísticas que se han llevado a cabo en los últimos años en este barrio de la ciudad.

Una propuesta que fue vista por segunda vez en la última Comisión de Urbanismo y que contó con el acuerdo inicial de todos los grupos políticos. Un hecho que el concejal del área, Teo García, ha valorado y agradecido ya que “el PECHT es un instrumento vital para definir el modelo de ciudad que queremos, que ahora adaptamos al contexto actual para facilitar la vida de los vecinos”.

La modificación viene a asentar los planes especiales que había en curso, actualiza la norma incorporando la normativa vigente e incluye las nuevas comisiones que regulan lo establecido en el Plan. También incorpora otras particularidades sobre la tramitación de registros, peticiones sobre licencias de obra o disposiciones relativas a la edificación y rehabilitación.

Novedades

Además, este borrador establece como novedad, la posibilidad de que las Comunidades de Propietarios decidan por mayoría, si autorizan o no, la ubicación de un apartamento turístico o vacacional en el edificio en el que viven. El objetivo de esta medida, tal y como ha explicado Teo García, es que vela por el bienestar de los residentes.

Por otro lado, se requerirá a los responsables que lleven a cabo actuaciones de usos hosteleros en espacios de más de 1.000 metros cuadrados de superficie, la presentación de un plan especial del mismo, que deberá incluir un estudio de tráfico y accesibilidad para reducir el impacto de la nueva instalación y un estudio de ruidos como consecuencia de la implantación del nuevo uso.

Sobre este asunto, Teo García ha explicado que se trata de asegurar la compatibilidad de usos hosteleros con la vida de los residentes del Casco y hacer que el impacto del inmueble sea asumible ya que desde el equipo de Gobierno de Milagros Tolón “siempre hemos abogado por un turismo sostenible que respete e integre el patrimonio”.

En esta actualización del PECHT, que se hace necesaria tras la anulación del POM, se incorpora asimismo una disposición por la que el Ayuntamiento se compromete, en el ámbito de sus competencias y en el plazo máximo de un año desde la entrada en vigor del Ley regional, a regular la situación de apartamentos y/o viviendas de uso turístico en la ciudad.
/

Lo + visto