mayo 28, 2018

A vueltas con el paseo Federico García Lorca del Polígono



El Tajo pide al Ayuntamiento más participación mayor control de las obras públicas


La asociación de vecinos El Tajo ha acogido con sorpresa las declaraciones del portavoz del Gobierno municipal, José Pablo Sabrido, en las que ejerce de “pitoniso” y asegura que la obra del paseo Federico García Lorca es “un proyecto magnífico” y que los vecinos “estarán orgullosos de las obras durante mucho tiempo”. 

También garantiza la durabilidad de las mismas, “a diferencia de lo que ocurrió con el anterior proyecto ejecutado en 2009, que no gustó a nadie y empezó a dar problemas el día siguiente de empezar la obra”, en una velada crítica a los entonces responsables socialistas del Ayuntamiento. También hace alarde de la participación de hosteleros y vecinos.

Ante estas declaraciones, la asociación de vecinos El Tajo se pregunta cómo sabe Sabrido los resultados de la obra y su durabilidad, si todavía no están entregadas ni verificada su idoneidad. Nada agradaría más a la asociación que así fuera, pues es la cuarta remodelación que se ejecuta en el paseo, que se ha tragado ya demasiado dinero y sólo la última intervención costó 1.300.000 euros.

Lo que tiene que explicar el vicealcalde es si han sacado conclusiones y aprendido de los errores cometidos. Cuánto menos, falta a la verdad cuando dice que el proyecto anterior no gustó a nadie, porque fue consultado y exhibido con gran profusión a vecinos y hosteleros y calificado como magnifico. Concretamente, la asociación de vecinos El Tajo tuvo más información del anterior proyecto que del actual, aunque diga lo contrario.

Además, el proyecto de 2009 registró cambios continuos en la calidad y los materiales elegidos y se rebajó el precio inicial para al final costar lo que se había presupuestado, en base a sucesivos añadidos. Durante la ejecución de la obra el seguimiento no fue eficiente y las observaciones del arquitecto redactor, no se tuvieron en cuenta.

El Ayuntamiento devolvió la fianza depositada por la empresa Sufi a pesar de las quejas políticas y vecinales, y no sabemos si por vergüenza, el paseo jamás se inauguró, con lo que le gustaba al entonces alcalde, Emiliano García-Page.

Respecto a la participación, el presente proyecto simplemente se nos enseñó en la comisión de obras del Consejo de Participación, en la que hicimos algunas propuestas, matizaciones y aportaciones, que a día de hoy no sabemos si han tenido en cuenta o no. También sabemos que se reunieron con los comerciantes y hosteleros…

Lo cierto es que el Ayuntamiento sigue sin implicarse activamente en el control de las obras que encarga a empresas privadas y al finalizar las mismas tampoco verifica el cumplimiento de lo acordado. Los proyectos no se consultan y cotejan con los vecinos lo suficiente, cuando estos son los usuarios y saben muy bien las necesidades de cada proyecto.

Por ello, pedimos al Ayuntamiento que predique con el ejemplo y gestiones mejor la participación vecinal en los asuntos que atañen a la ciudadanía y, por supuesto, que ejerza su responsabilidad en el control de las obras y no las de por concluidas hasta que no se hayan cumplido en su integridad los pliegos de condiciones. Solo así, garantizará un buen uso del dinero público.

Cuando Sabrido señala que “se está haciendo en un buen momento”, a tenor del clamor popular sobre los inconvenientes que están provocando, nos parece que son declaraciones grandilocuentes, y que es evidente que la época elegida no es la más oportuna.

Por último, la asociación de vecinos El Tajo considera que en materia de participación hemos retrocedido más de doce años, porque este equipo de Gobierno no tiene muchas ganas de hacerla real ni acercarla a los distritos. Baste un ejemplo: antes, todos los proyectos del barrio estaban disponibles en el despacho de la Junta de Distrito y ahora, el vecindario, si quiere ver algún proyecto tiene que subir al Ayuntamiento para consultarlos, así lo afirmo la concejal presidenta del CPC del barrio en el último pleno.
/

Lo + visto