diciembre 13, 2017

Más de 820 mayores en los talleres de envejecimiento activo


Desarrollados 39 este año a través la Red de Centros de Mayores públicos de la provincia y organizados por el Gobierno regional


 Más de 820 personas mayores de 60 años han podido participar este año en los 39 talleres de envejecimiento activo y saludable que se imparten gratuitamente en la Red de Centros de Mayores públicos de la provincia de Toledo, distribuidos por diferentes ciudades y localidades como son Toledo, Talavera de la Reina, Añover de Tajo, Illescas, Ocaña, Oropesa, Polán, Quintanar de la Orden y Urda.

Dentro del ‘Marco de actuación de envejecimiento activo y saludable” desarrollado por el Gobierno de Castilla-La Mancha, la Dirección Provincial de Bienestar Social en Toledo ha organizado a lo largo de 2017 una variada oferta de estos talleres para mayores sobre desarrollo personal, uso de las nuevas tecnologías, talleres de memoria, adaptación al proceso normal de envejecimiento, rutas senderistas e inteligencia emocional, entre otros.

El director provincial de Bienestar Social, Gregorio Gómez, que hoy ha participado en las tradicionales ‘migas navideñas’ organizadas por el Centro de Mayores ‘Toledo I’ del Casco Histórico toledano, invitaba a todas las personas mayores a “seguir aprovechando el próximo año y mantener esta buena participación en los talleres de envejecimiento activo que os ofrece el Gobierno regional, porque son la mejor fórmula para garantizar una buena calidad de vida, promover la autonomía personal, favorecer el bienestar y prevenir la dependencia”. Gregorio Gómez añadía que “hacerse mayor no es una elección, pero cómo hacerlo sí”.

El objetivo de los talleres de envejecimiento activo y saludable es fortalecer los puntos fuertes y trabajar los puntos débiles de los participantes, para favorecer que las personas mayores afronten el envejecimiento como un momento de “oportunidades y fortalezas”, además de promover un cambio encaminado a potenciar sus sentimientos de valía, el bienestar, la iniciativa, la creatividad, el humor, la introspección, las redes de apoyo afectivo…

Para ello, entre otras técnicas y habilidades, se trabajan el autocontrol, los hábitos saludables, las habilidades de comunicación, así como las relaciones afectivas con la pareja, la familia y los amigos, con el fin de garantizar una mejor calidad de vida, prolongar las funciones cognitivas y prevenir la dependencia.
/

Otras noticias