septiembre 19, 2017

"Sello toledano" en las obras del Santo Sepulcro de Jerusalén


Las obras, que finalizaron el pasado mes de marzo han supuesto 10 meses de trabajo y más de 6 millones de euros. La remodelación estaba dirigida, principalmente, a la restauración del Edículo donde se encuentra la tumba de Jesús


También se restauraron otras estancias como la Cúpula del Calvario, trabajo para el cual La Paloma Cerámicas fabricó un ladrillo especial para este proyecto. Las obras suponen el consenso entre las concesiones que custodian el templo


La restauración de la Basílica del Santo Sepulcro, finalizada el pasado mes de marzo, supone mucho más que las necesarias mejoras que el templo requería: encarna el deseo de anteponer el bien común por encima de las rencillas y diferencias que históricamente han separado a católicos, armenios y griegos ortodoxos, las tres confesiones que custodian la basílica de forma mayoritaria. Un consenso para el cual ha habido que esperar 200 años y que se ha visto propiciado por las urgentes necesidades que el Edículo que alberga el lugar exacto de la resurrección presentaba.

   Las obras han supuesto 10 meses y 6 millones de euros han estado dirigidas por Antonia Moropoulou, profesora de la Universidad Politécnica de Atenas, y se han centrado, principalmente, a la restauración del Edículo donde se encuentra el lugar de la resurrección, aunque también han sido reconstruidas otras estancias.

   Los trabajos hubieron de compaginarse con la rutina habitual de visitas: cuando el templo cerraba sus puertas era cuando se procedía a realizar las obras, que concluían con la apertura para una nueva jornada de recepción de peregrinos.

La Cúpula del Calvario y La Paloma Cerámicas

En el lado este de la basílica (atendiendo a la dirección de los pasos de los visitantes más que a la propia arquitectura del templo) y bajo la custodia de los griegos ortodoxos se encuentra la Capilla del Calvario, lugar de especial relevancia para la historia cristiana puesto que fue donde se clavó la cruz del martirio de Jesús.

   El estado de su fachada exterior, deteriorada por los avatares del tiempo, fue objeto de estudio, para lo cual se organizó un concurso internacional donde competían diferentes empresas fabricantes de ladrillo entre las cuales se encontraba la que a la postre sería la ganadora: La Paloma Cerámicas.

   Para recrear el aspecto de los ladrillos necesarios para la restauración, desde Jerusalén enviaron a la empresa trozos del ladrillo original a fin de fabricar uno de similares características estéticas, pero mejores condiciones de resistencia.

   La Paloma Cerámicas consiguió cumplir los parámetros de calidad exigidos a través de la mezcla de procesos tradicionales como la obtención del ladrillo a partir de moldes de madera y la tecnología de sus hornos cerámicos, que trabajaron a 1300 ºC.

La línea Jerusalem, fruto del trabajo realizado para el proyecto

En la Cerámica consideraron oportuno la fabricación de una nueva línea de ladrillos con semejantes prestaciones y acabado, y ponerlo a disposición de sus clientes, naciendo así la línea de ladrillos Jerusalem

Sobre La Paloma Cerámicas

La Paloma Cerámicas es una empresa familiar, fiel reflejo de la tradición ceramista de la provincia de Toledo. Cuenta con plantas productivas en Toledo, Segovia y Portugal y se ha establecido como la empresa líder en la producción de ladrillos en España.
/

Otras noticias

VIDEOTECA TN

FOTOGALERÍA TN


Created with Admarket's flickrSLiDR.