junio 29, 2017

5 años de fraude con documentación que encontró en la basura

La Policía Nacional de Talavera ha detenido a una personas por contratar líneas de telefonía con documentación personal ajena que encontró en un contenedor de basura. Se estima que pudiera haber más de 150 perjudicados
El detenido encontró en 2013 una carpeta con documentación personal de clientes de una empresa que aún no ha sido identificada y que había sido arrojada a un contenedor
Desde ese año realizó altas fraudulentas de líneas de telefonía e internet, así como compras de terminales de telefonía y otros objetos electrónicos


Agentes de la Policía Nacional han detenido en Talavera de la Reina a una persona como presunta autora de numerosos delitos de estafa y usurpación del estado civil relacionados con altas fraudulentas de líneas de telefonía e internet que vendría realizando desde el año 2013.

   Las investigaciones comenzaron recientemente, a raíz de las primeras denuncias de los perjudicados, que generalmente no tenían conocimiento de los hechos hasta que se disponían a solicitar algún crédito, momento en el que eran informados de que se encontraban registrados en un fichero de morosos por deudas relativas a servicios que realmente ellos no habían contratado.

   El presunto autor de los hechos resultó ser un varón de nacionalidad extranjera que gracias a una carpeta que localizó en un contenedor años atrás, conteniendo documentación personal de más de un centenar de personas, había gestionado la contratación de numerosas líneas de internet y de telefonía, generalmente a nombre de terceras personas que a cambio le compensarían con favores personales.

   Las investigaciones no se encuentran cerradas, continuándose con las pesquisas con el fin de identificar a todos los perjudicados, así como identificar a la empresa que presuntamente habría arrojado la carpeta conteniendo documentación personal y que ya se encuentra en poder de los agentes.
/

Otras noticias

VIDEOTECA TN

FOTOGALERÍA TN


Created with Admarket's flickrSLiDR.