marzo 31, 2017

La investigación da un giro y pierde peso la violencia de género

Guardia Civil y Policía Local en la vivienda de la calle La Parra donde residía el matrimonio.

 El hombre, Ildefonso Talavera de 74 años, aparecía con heridas por arma blanca; mientras que la mujer, Pilar Sánchez de 75 años, fallecía por causas naturales, según la autopsia

La investigación en torno a la muerte del matrimonio cuyos cadáveres aparecían ayer por la tarde en su vivienda de la calle La Parra, de Villafranca de los Caballeros, ha dado un giro perdiendo peso la hipótesis de que pudiera tratarse de un nuevo caso de violencia de género, al confirmarse que el hombre, Ildefonso Talavera Villanueva, de 74 años, si  presentaba heridas de arma blanca mientras que su mujer, Pilar Sánchez Gomez, de 75 años, fallecía por causas naturales, según la autopsia, han confirmado a este medio la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha.

   En un primer momento se apuntaba a la posibilidad de un caso de violencia machista al difundirse el dato de que ambos presentaban heridas de arma blanca; sin embargo, a medida que han ido avanzado las investigaciones se barajan otras causas, no descartándose que haya podido tratarse de un asesinato o incluso un suicidio por amor, aunque todas las hipótesis están abiertas.

   Ya ayer, a medida que se iba conociendo la noticia en Villafranca algunos de sus vecinos ponían en duda la hipótesis de un caso de violencia de género. Y, en este sentido, comentaban que se trataba de un matrimonio "bien avenido", de que nunca se había conocido ningún episodio de malos tratos; todo lo contrario, apuntaban, "siempre iban juntos, a pasear, a la gimnasia de mayores, a la compra, al médico..." y es más, subrayaban "siempre se han tratado con mucho respeto y cariño".

   Cabe recordar que el matrimonio se encontraba temporalmente en la residencia de mayores "Santo Cristo de Santa Ana" de la localidad, donde la mujer se reponía de una reciente operación. Precisamente era ayer el último día que pasaban en el centro, al que tendrían que haber vuelto a la hora de comer, después de salir del mismo para realizar algunas gestiones. Al ausentarse fueron los trabajadores de la residencia los que intentaron ponerse en contacto con el matrimonio, tanto por vía telefónica como personándose en su domicilio, sin tener repuesta alguna. Al final pudieron localizar a su yerno, Emiliano, quien facilitó el acceso a la vivienda donde encontraban sus cuerpos sin vida.

  Durante la mañana se les pudo ver en el mercadillo que se instala los jueves en el municipio, también acudieron al centro de salud, a la farmacia y a una sucursal bancaria. El matrimonio preparaba su vuelta a casa, después de la convalecencia de la mujer en la residencia.

   Por otra parte, el Ayuntamiento de Villafranca suspendía ayer el Pleno previsto prácticamente a la misma hora en la que se encontraban los cuerpos y esta mañana, a las 12:00  horas, se ha secundado un minuto de silencio en la plaza de la Glorieta en señal de duelo.
/

Otras noticias

VIDEOTECA TN

FOTOGALERÍA TN


Created with Admarket's flickrSLiDR.