marzo 18, 2017

"En la arquitectura y en la enología el suelo es importante"

Rafael Moneo en la Finca La Mejorada.

Finca La Mejorada, bodega y proyecto personal del primer premio Pritzker español, Rafael Monero, estará por primera vez en FENAVIN 2017


Cuando en el siglo XV unos monjes jerónimos se instalaron cerca de Olmedo (Valladolid) apadrinados por el futuro Fernando el Católico no podrían imaginarse que el nombre de sus tierras se relacionaría con lugares como el Museo del Prado o el Kursaal de San Sebastián. El nexo de unión es Rafael Moneo (Tudela, 1937), primer premio Pritzker español, premio Nacional de Arquitectura, Príncipe de Asturias de las Artes y apasionado del vino, que eligió precisamente, cinco siglos después, esas tierras de los jerónimos para establecer su bodega. Esta será la primera vez que Finca La Mejorada esté presente en FENAVIN 2017, en Ciudad Real, del 9 al 11 de mayo.

¿Cuánto tuvo que ver la arquitectura a la hora de elegir “La Mejorada” como el lugar donde crear sus vinos? ¿Cómo fue la reconstrucción de las instalaciones?

Que el lugar contase con una historia tan rica y con una construcción tan valiosa como la Capilla Mudéjar, presente en todas las historias de la arquitectura española y monumento nacional desde el año 1931, contribuyó decisivamente a que me animase a emprender la aventura de instalar una bodega en él. Y digo aventura porque el estado en que se encontraba La Mejorada era realmente deplorable. La intervención en los edificios existentes se ha ido haciendo a lo largo de los años con toda la atención y cuidado de que hemos sido capaces y hoy puede decirse que la visita a La Mejorada no defrauda.

Según su punto de vista, ¿en qué se parecen la enología y la arquitectura?

En la arquitectura y en la enología el suelo es siempre importante. Hay que contar con él para cualquier cosa que se haga. Cimentar bien un edificio, entender el lugar, es crucial. Y otro tanto ocurre con un viñedo. Por otra parte, el tiempo, el paso del tiempo, los años, lejos de ser un inconveniente ayuda a un buen vino y eso es algo que también se hace sentir en la arquitectura.

¿Qué tipo de vino prefiere un navarro de cuna como usted, que ha viajado por todo el mundo y que produce vino en Castilla?

Ha sido el azar el que me ha traído a Castilla. Pero una vez aquí debo decir que los vinos de esta tierra, de suelos arenosos, graníticos, entre el Adaja y el Eresma, siempre se han distinguido por su equilibrio, su finura y por una cierta sutileza que me gustaría estuviera presente en los vinos de La Mejorada.

¿Qué expectativas albergan sobre FENAVIN 2017?

Es el primer año que acudimos. Siempre hemos oído decir que es una feria activa y animada, a la que venimos por tanto con el mayor interés.
/

Otras noticias

VIDEOTECA TN

FOTOGALERÍA TN

Inauguración del nuevo edificio del Ayuntamiento de Villaseca de la Sagra