febrero 27, 2017

Fiesta de Ánimas, una tradición de siglos en Villafranca

La bandera y las Mayordomías, protagonistas de la Fiesta de Ánimas en Villafraca. Foto/Javi Pozo.

FOTOGALERÍA (pinchar aquí)

Las Mayordomías son las protagonistas de una celebración que conserva desde el siglo XVI los rituales de culto a los muertos y que convive con el Carnaval en perfecta unión


El Carnaval de Villafranca de los Caballeros, que este domingo ha vivido su Día Grande con el desfile de carrozas y comparsas, va unido a la Fiesta de Ánimas Benditas y Mayordomías, eje principal de una celebración que conserva desde el siglo XVI lo rituales de culto a lo muertos, a través de ritos y símbolos como el Oficio de Víspera y la exhibición y baile de banderas. Una unión perfecta de representaciones religiosas y paganas que le valieron el título de Fiesta de Interés Turístico Regional.

   Las Mayordomías, representantes de la Fiesta de Ánimas, tienen su origen en cofradías o hermandades de ánimas que surgen tras el Concilio de Trento, a mediados del siglo XVI, con la Contrarreforma, con fines asistenciales (hospitales, asilos, etc), misas por las almas de los hermanos difuntos pertenecientes a ellas y a sus bienhechores, ayudas para entierros y difusión de la doctrina cristina, entre otros.

    Cada Mayordomía esta compuesta por una familia de la localidad que cada mañana, bien de temprano, recorren las calles de la localidad acompañados del “tambor de Mayordomías” y la Banda de Música, anunciando la fiesta. En el recorrido se visitan las cuatro ermitas situadas en los puntos cardinales del municipio: San Sebastián, San Blas, San Antón y San Juan. Además también se hace parada en al ermita principal y sede del patrón, el Cristo de Santa Ana y en la iglesia Nuestra Señora de la Asunción. En cada una de ellas se voltean frente a sus puertas las banderas de la Fiesta de Ánimas. Por la tarde se repite el desfile y en ambos casos la comitiva va acompañada por las autoridades locales.

   Este año forman las Mayordomías la familia Rodríguez-Valdepeñas como Capitana Mayor; a familia Polo-Camuñas como Abanderada Mayor. La familia Carrión-Pozo, como Capitana Menor y la familia de la Cruz Mariblanca, como Abanderada Menor. En cuanto a las familias entrantes, en la Capitanía Mayor, familia Ropero Gómez; Abanderada Mayor, familia Fernández Yébenes; Capitana Menor, familia Patiño Fernández y Abanderada Menor, familia Talavera-Yébenes. Pages, representados por los más pequeños de la familia y guiones rematado con un adorno floral y portado por otro miembro, son otros de lo personaje que componen estas históricas Mayordomías.

    Es costumbre también que cada Mayordomía agasaje a sus vecinos con el llamado “puñao”, que en estos tiempos ha derivado ya en un ágape con todo tipo de viandas.

   En el Día Grande, forman parte del Ofertorio y del Corro de Mayordomías, donde sus abanderados demuestran al púbico su destreza y habilidad con la bandera. Y, previamente, una vez finalizada la Navidad y hasta el inicio del Carnaval, miembros de cada una de las familias recorren las calles de Villafranca bien de mañana y al sonido de una campanilla van pidiendo una limosna casa por casa que destinan a lo oficios religiosos. “Que las ánimas benditas te lo paguen”, dicen una vez se deposita la limosna, a lo que se le responde “y a ti los pasos”.
/

Otras noticias

VIDEOTECA TN

FOTOGALERÍA TN


Created with Admarket's flickrSLiDR.