febrero 15, 2017

El Museo del Greco presenta el cuadro Cristo crucificado

El cuadro ha sido cedido por Liberbank, propietario de la obra, por un periodo de cinco años.

El óleo ha sido cedido por Liberbank por un período inicial de cinco años. Está ubicado en la Sala del Apostolado de la exposición permanente del museo

En el acto han estado presentes el director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, Luis Lafuente; el presidente del Grupo Liberbank, Pedro Rivero y el director del Museo del Greco, Juan Antonio García Castro


El cuadro titulado Cristo crucificado, obra de Doménikos Theotokopoulos, el Greco, ha sido presentado hoy a los medios de comunicación y al público en general, en la Sala del Apostolado del Museo del Greco de Toledo, donde quedará expuesto.

   La obra ha sido cedida por el Grupo Liberbank, propietario del cuadro, tras la firma con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de un convenio de cooperación cultural para la exposición del óleo en el Museo del Greco por un período inicial de cinco años.

   A la presentación de la pieza han asistido, entre otras autoridades, el director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, Luis Lafuente Batanero; el presidente del Grupo Liberbank, Pedro Rivero, y el director del Museo del Greco, Juan Antonio García Castro.

   La incorporación de este cuadro permitirá enriquecer la colección del Museo, ya que pertenece a un periodo del pintor sin representación en la ciudad. La obra, de 30,5 x 19,8 cm, es un óleo sobre tabla fechado hacia 1573-1574, época en la que el Greco se encontraba en Roma.

   El Museo del Greco se encargará, a partir de ahora, de custodiarla, conservarla y mantenerla expuesta al público, cumpliendo con su finalidad de transmitir y hacer comprensible a la sociedad la figura del pintor cretense, así como la influencia de su obra y personalidad en el Toledo de comienzos del siglo XVII.

    Liberbank cede la obra con el objetivo de que pueda ser expuesta y conocida por el público, consciente de la importancia que tiene para el conjunto de la sociedad el disfrute del patrimonio histórico.
Cristo Crucificado.


DOSIER

Cristo crucificado
Domenikos Theotokopoulos, el Greco
Óleo sobre tabla.
Hacia 1573-1574

   Por sus peculiaridades y morfología, ha de relacionarse con un conjunto de obras de la misma temática pintadas por el Greco durante los años que vivió y trabajó en Roma (1570-1577), momento en que el artista, procedente de Venecia -y con anterioridad de su Creta natal-, fue evolucionando su concepto pictórico y su técnica desde la pintura de iconos pos bizantinos, pintados a la ‘manera griega’, hasta su integración en la pintura occidental –‘manera latina’- basada en el uso del color de los pintores venecianos y el dominio del diseño y el dibujo por parte de los artistas florentinos y romanos.

   La tabla representa a Cristo crucificado sobre un fondo cubierto por nubes y un paisaje en el que se aprecian figuras por un camino que conduce a una ciudad, donde podemos ver una torre y un edificio monumental con una gran cúpula que alude a la Antigüedad. Presenta la cabeza caída hacia su derecha, con el cabello y la barba largos y los ojos cerrados. Su cuerpo se cubre únicamente por el paño de pureza a la altura de la cintura, y en la parte superior de la cruz hay una placa con el letrero INRI.

   Se conocen al menos cinco cuadros de esta época con la misma temática y similares características, y este del Grupo Liberbank tal vez podría ser el primero de todos ellos. Sus pequeñas dimensiones, el soporte utilizado, el diseño, dibujo y la gama de colores empleada, indican un momento muy específico de su evolución pictórica, a base de ensayos y experimentación hasta conseguir el dominio de la técnica que desarrollará plenamente en su producción toledana. Se aprecia claramente la influencia de Miguel Ángel, Gianbologna y de otros artistas cuya obra pudo conocer en Roma, así como algunas de las características que formarán parte de su mundo artístico durante toda su vida.

Historia reciente de la obra

Si por morfología sabemos que es una producción del Greco en su etapa romana, nada sabemos de sus primeros propietarios, ni de cómo vino a España. Lo único que sabemos es que perteneció al anticuario Rafael García Palencia, de Madrid, al que se lo compró el Dr. Gregorio Marañón. Los herederos de éste se lo vendieron en 1979 a Banco de Castilla-La Mancha, por aquel entonces Caja de Ahorros Provincial de Toledo.

   Desde su adquisición, la obra estuvo expuesta en la sede institucional de la entidad y a lo largo del tiempo formó parte de diversas exposiciones temporales.

   En 2008, con motivo de las obras de remodelación del Museo del Greco, el cuadro se incorporó a la exposición itinerante “El Greco Toledo 1900”, recorriendo diversas ciudades españolas.

   Posteriormente, ha formado parte de exposiciones como “Rasgos de Arte. Esencia de coleccionismo”, en 2012, y en 2014, con motivo del Año Greco, formó parte de la exposición “El Greco: Arte y Oficio”, en el Museo de Santa Cruz de Toledo. Desde entonces la obra ha estado custodiada en dependencias de Liberbank en Toledo y, gracias a esta cesión, podrá ser contemplada por todo el público visitante del Museo del Greco.
/

Otras noticias

VIDEOTECA TN

FOTOGALERÍA TN


Created with Admarket's flickrSLiDR.