febrero 15, 2017

Caja Rural CLM renueva el convenio con la ONCE

Javier López y Carlos Jarvier Hernández.

El presidente de la entidad financiera, Javier López, y el delegado territorial de la organización, Carlos Javier Hernández, firmaron el tercer acuerdo para que los 630 vendedores de productos de juego de la región puedan liquidar sus ventas en las 373 oficinas de la entidad financiera, sin tener que desplazarse


El presidente de Caja Rural Castilla-La Mancha, Javier López, y el delegado territorial de la ONCE, Carlos Javier Hernández, han renovado el convenio de colaboración suscrito en 2015 por el que la entidad financiera abre su extensa red de oficinas a los 630 vendedores de la Organización Nacional de Ciegos en la región.

   Esto será posible mediante una cuenta corriente abierta por la ONCE en Caja Rural Castilla-La Mancha, donde los vendedores podrán ingresar su liquidación por la venta de productos de juego en las 373 oficinas de la entidad.

   Con ello se evitarán grandes desplazamientos a vendedores de localidades alejadas, que podrán realizar esta operación desde su lugar de domicilio o cerca del puesto de trabajo donde venden los cupones.

   Caja Rural Castilla-La Mancha da así cobertura a los vendedores en pequeñas poblaciones donde han desaparecido las principales entidades financieras con las que la ONCE mantiene un convenio a nivel estatal.

   Javier López consideró “un orgullo” y un “honor” renovar este convenio con una organización “tan importante y de tantísima credibilidad como la ONCE, para facilitar la labor diaria que tan dignamente efectúan sus vendedores” en todos y cada uno de los pueblos, aldeas y lugares recónditos de Castilla-La Mancha.

   Recordó que Caja Rural Castilla-La Mancha es una cooperativa de crédito con un marcado compromiso social, no solamente por obligación legal, sino también porque lo lleva en su ADN, y se mostró “encantado de colaborar con la ONCE y servir a esta organización, a sus empleados y a su gran familia como se merece, estando cerca y de ellos y facilitando su labor”.

Compromiso social

Por su parte, Hernández apuntó que tanto la ONCE como Caja Rural Castilla-La Mancha son dos entidades que apuestan por trabajar por la región, cada una en su parcela. “Caja Rural Castilla-La Mancha, como dice su nombre, tiene una apuesta clara por la región y nosotros, desde la ONCE, intentamos trabajar desde hace casi 79 años en este territorio, donde estamos presentes desde 1940”, recordó.

   Hernández destacó que había un problema en la región de aproximar un servicio donde los vendedores pudieran hacer los ingresos de su recaudación “y ese soporte nos lo está dando Caja Rural”.

Reto pago de premios

Aunque el delegado de la ONCE explicó que este es el principal acuerdo contenido en el convenio, “queremos ir más allá”, con el fin de conjugar el sistema informático para que Caja Rural Castilla-La Mancha pueda en un futuro realizar a la ONCE el pago de los premios derivados de sus productos de juego.

   Para efectuar con seguridad el pago de los boletos premiados, una plataforma informática deberá permitir que una oficina de Caja Rural, en cualquier punto de Castilla-La Mancha, pueda conectarse con el sistema de la ONCE para verificar los premios con garantía suficiente.

   El presidente de Caja Rural Castilla-La Mancha respondió al respecto que éste no es un convenio cerrado, por lo que “estamos abiertos a todas las vías de colaboración y prestar el servicio que se merece esta institución”.

   Para el delegado de la ONCE, el objetivo de este acuerdo es dar servicio a los 630 vendedores de Castilla-La Mancha “que en nuestras calles, plazas, pueblos y ciudades trasladan la ilusión a la ciudadanía, que luego se convierte en servicios sociales para las personas con discapacidad y afiliados a la ONCE”.

   Como ejemplos, citó la atención a más de 300 alumnos en la región, el fomento de la incorporación a las nuevas tecnologías a más de 200 personas cada año, el impulso a la integración laboral de 80 personas que no trabajan en el seno de la ONCE y que tienen discapacidad visual en Castilla-La Mancha o la generación de empleo a través de la marca ‘Ilunion’ en diferentes puntos de la región, con más de 1.500 trabajadores.

   La ONCE cuenta con 2.915 afiliados con discapacidad visual severa en Castilla-La Mancha, a quienes presta apoyo en materia de educación, rehabilitación, formación, empleo, ocio, cultura, accesibilidad y nuevas tecnologías.

   Además de esta colaboración, la ONCE trabaja desde hace años de la mano de la Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha y también sirviendo de instrumento de contacto para otras entidades como el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) o el denominado ‘tercer sector’, integrado por las entidades sociales, donde Caja Rural también tiene otros proyectos.
/

Otras noticias

VIDEOTECA TN

FOTOGALERÍA TN


Created with Admarket's flickrSLiDR.