diciembre 31, 2016

Una invitación al proyecto común de reconstrucción social y económica

Emiliano García-Page, presidente de CLM.

. Mensaje Institucional de Año Nuevo del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliango García-Page, para quien "yendo de la mano, la región tiene motivos para la esperanza siempre que, más allá de las legítimas diferencias ideológicas y políticas, se sumen esfuerzos para seguir avanzando en el proceso de reconstrucción social y de recuperación económica iniciado en 2016"

 . El presidente del Ejecutivo autonómico se ha marcado como objetivo para 2017 “conseguir más igualdad y solidaridad” para todos los castellano-manchegos por igual; metas que se alcanzarán a través de una progresiva mejora de la sanidad, la educación, los servicios sociales o los datos de empleo y repartiendo la riqueza que se genere entre todos, sin olvidar a quienes más lo necesitan


El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha invitado a toda la ciudadanía a participar del proyecto común a favor de la reconstrucción social y la recuperación económica iniciado en 2016 por el Ejecutivo autonómico.
 

   Ésta ha sido una de las principales ideas que han centrado el tradicional mensaje de Año Nuevo con el que el presidente regional ha despedido 2016 y ha dado la bienvenida a 2017; unas palabras para cuya grabación se ha elegido en esta ocasión las localidades albaceteñas de Jorquera y Alcalá de Júcar y cuyo contenido será emitido íntegramente y en varios pases por la Televisión de Castilla-La Mancha (CMM) a lo largo de la jornada del 31 de diciembre.
 
   El presidente del Ejecutivo autonómico ha expresado su deseo de que la ciudadanía se sume unánimemente “al proyecto de todos” para seguir ampliando los resultados cosechados hasta ahora y que ponen de manifiesto que “hay motivos para la esperanza” aunque queden “cuestas” y haya “que esforzarse mucho para superar el tiempo perdido”.
 
   En este sentido se ha referido a los datos de creación de empleo “por encima de la media española”, así como a la mejora de las exportaciones, el comportamiento del comercio minorista, un sector agroalimentario “puntero” y que “va viento en popa” como el castellano-manchego o que la región se haya convertido “en la primera de las plazas turística  de interior de toda España”. 
 
   “Tenemos motivos para creer en nosotros mismos, mejorar nuestra autoestima, nuestra confianza, y saber que, entre todos, avanzaremos”, ha subrayado García-Page quien se ha referido a 2016 como “un año en el que ha empezado a volar Castilla-La Mancha” y en el que “hemos recuperado mucha de la autoestima perdida” gracias a que ahora “sabemos que, entre todos, vamos a llegar más lejos”.
 
   Un año en el que “se han empezado a poner los pilares y a asentarse las bases de una reconstrucción, de un renacimiento, de un crecimiento importante para nuestra tierra, como el que vivimos siglos atrás y durante estas décadas de democracia”.
 

Más y mejor sanidad, educación y servicios sociales

 En segundo lugar, el presidente del Ejecutivo autonómico se ha marcado como objetivo para 2017 “conseguir más igualdad y solidaridad” para todos los castellano-manchegos; metas que se alcanzarán a través de una progresiva mejora de la sanidad, la educación, los servicios sociales o los datos de empleo y, sobre todo, repartiendo la riqueza que se genere entre todos, sin olvidar a quienes más lo necesitan.
 
   García-Page ha apelado a luchar por la igualdad ante la salud, para que “ponerse malo sea sólo un problema del tipo de enfermedad que hay que curar y no de la tarjeta de crédito del usuario”; igualdad para que “pueda estudiar todo el mundo y que no dependa del bolsillo de los padres”; o igualdad para que “podamos tener unos servicios sociales que atiendan a la gente que más lo necesita”, y que, al mismo tiempo, “podamos decir que nadie se queda en la cuneta”.
 
   En definitiva, tal y como ha apuntado el presidente regional, de lo que se trata es de “apuntarse a un proyecto que va más allá de ningún partido político y que nos une a todos” y que, en esencia, busca procurar “una mejor sanidad; una mejor educación y para todos; los mejores servicios sociales de toda España; y, sobre todo y fundamentalmente, más empleo”. Sobre este último asunto, García-Page ha recordado que 2016 se despide habiendo logrado contar con “44.000 parados menos” en la región; un motivo, ha enfatizado “para saber que el año que viene, tenemos que doblarlo”.  
 

“Las cosas van a salir bien para la mayoría y no sólo para unos pocos”

 En esta misma línea, el presidente regional ha agradecido la voluntad de llegar a acuerdos a todos los colectivos con los que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha trabajado a lo largo de este período; algo que ha venido de mano de “la moderación, del entendimiento y del pacto ciudadano” y que ha convertido a la región en la Comunidad Autónoma que mayor número de acuerdos y pactos ha alcanzado durante 2016.
 
   En este sentido, el presidente ha agradecido la colaboración prestada por “empresarios, sindicatos, comerciantes, hosteleros, agricultores, ganaderos, industriales de todo tipo, asociaciones de vecinos, asociaciones culturales, a la Iglesia y a tantas y tantas confesiones y creencias que realmente se han puesto al lado del Gobierno para sumar”.
 
   “Lo verdaderamente significativo, sobre todo cuando se gobierna, es intentar poner por delante lo que nos interesa a todos”, ha remarcado García-Page, quien ha defendido la necesidad de “separar los intereses de partido –legítimos- o los intereses de una parte y sumar los del colectivo”.
 
   Un “empeño” que ha caracterizado la labor de gobierno del Ejecutivo autonómico en 2016 y gracias al que se ha conseguido alcanzar “un auténtico Pacto Social en Castilla-La Mancha” por la recuperación de los servicios públicos y la creación de empleo que constituye “la mejor manera que hemos tenido de despejar las dudas e incertidumbres” y, al mismo tiempo “fabricar esperanza y optimismo”.
 
   Una filosofía de mutua colaboración que García-Page ha asegurado haber “reaprendido” en el año del IV Centenario con “Cervantes y El Quijote”, que son “nuestra principal seña de identidad; nuestra principal marca” dentro y fuera de España y que permite a los castellano-manchegos “presumir de españoles”.
 
   “Estoy convencido de que las cosas van a salir bien porque van a salir bien para la mayoría y no para unos pocos”, ha recalcado el presidente regional.
 

Moderación frente a la radicalidad

 Al hilo de estas declaraciones, García-Page ha abogado por seguir la senda de la “moderación” frente a “tanta gente que presume de ser radical, de insultar”, asegurando que “la auténtica fortaleza, la auténtica firmeza, el coraje, está en la moderación” ya que “lo difícil es saber ceder y saber llegar a acuerdos”.
 
   “Insultar y ser radical lo sabe hacer cualquiera pero con eso no se mejora ni la vida de la gente  ni siquiera la capacidad de uno”, ha continuado el presidente quien también ha hecho hincapié en que “tenemos ruta, tenemos el camino claro y tenemos meta”, y por ello ha apostado por que “sigamos en la vía de la moderación, del entendimiento y del pacto ciudadano”.
 

“Unidad e igualdad van de la mano” 

 Por último, García-Page también ha defendido la unidad de España como seña de igualdad y solidaridad entre sus diferentes territorios y ha rechazado tanto “el egoísmo individual” de quienes quieren “rapiñar o tener más que el resto en momentos en que se necesita más la solidaridad”, como el egoísmo “de quienes territorialmente quieren ser más que otros”.
 
   “Estamos en el corazón de España y tenemos a España en el corazón”, ha subrayado el presidente de Castilla-La Mancha, al mismo tiempo que ha asegurado que “no podemos dudar de lo que somos ni de quiénes somos”.
 
   “Tengan claro que su presidente, porque es la inmensa mayoría la que piensa como yo en esta tierra, va a defender y mucho la unidad de todos los españoles”, ha remarcado García-Page, quien ha recordado que los castellano-manchegos “somos depositarios de la cultura ahora más pujante y más potente de todo el mundo; la cultura española”.


   Una región que, desde que tiene autonomía, “ha consolidado la sanidad, la educación, los servicios sociales y ha cambiado como nunca en su historia” y que, como España, “ha crecido mucho en los últimos años” y “lo ha hecho a pesar de la crisis, pero también en igualdad”; algo que, “no podemos olvidar”, por lo que, ha finalizado García-Page, “los que creemos en la igualdad, hoy estamos obligados más que nunca a defender la unidad. Unidad e igualdad van de la mano”.
/

Otras noticias

VIDEOTECA TN

FOTOGALERÍA TN


Created with Admarket's flickrSLiDR.